¿Quién es Mama Antula, la primera santa argentina?

17 días atrás
Mama Antula

A finales del siglo XVIII, algunos religiosos y destacados profesores universitarios jesuitas en Europa se referían a María Antonia de San José de Paz y Figueroa, una beata argentina también conocida como Mama Antula, como "La dama estadounidense", "La apóstol", "La profeta", y "La posible santa".

En aquel entonces, ya estaban completamente conscientes de que se encontraban frente a una mujer excepcional, un verdadero fenómeno. Es sorprendente que, en medio del caos de la Europa destruida, estas personas esperaran con anticipación las cartas que María Antonia, una mujer laica y miembro de la Compañía de Jesús disuelta por el Papa, enviaba desde Argentina. La doctora en Historia Alicia Fraschina, experta en la causa de canonización de la primera santa argentina y presentadora del libro recientemente publicado Epístolas y otras huellas de Mama Antula (Ágape, 2024), asegura que esto es realmente impresionante.

La santa nacida en Santiago del Estero en el año 1730, que fue santificada hoy por el Papa Francisco en la Basílica de San Pedro, posee una vida que la misma Fraschina describe como excepcional. Este hecho no solo se debe a las situaciones que debió superar, sino también a su destacable forma de hacerlo.

No es necesario cambiar el texto original porque ya está en español fluido. Como modelo de reescritura, se podría utilizar la siguiente alternativa: También es interesante leer: La canonización de la primera santa argentina une al Papa Francisco y a Javier Milei en un abrazo.

María Antonia nació en una ilustre familia Paz y Figueroa. A los quince años, decidió dejar su hogar para unirse al beaterio de su ciudad natal. Tomó una decisión poco convencional para su época, en la que la mayoría de las mujeres elegían entre el matrimonio y el monasterio. En la época colonial, las mujeres de clase media y alta tenían tres opciones: casarse (la opción más común), soltería o dedicarse a Dios. Aquellas que optaban por la última, normalmente ingresaban a un monasterio. Pero, como ocurre con María Antonia, algunas mujeres preferían convertirse en beatas, conocidas hoy como laicas consagradas. Esto fue explicado por la historiadora entrevistada.

La vida de Mama Antula se centraba en rezar y realizar tareas domésticas para la casa donde se llevaban a cabo retiros espirituales para los ciudadanos en Santiago, la cual estaba a cargo de los jesuitas. Su labor consistía en crear un ambiente placentero y asegurarse de que la comida fuera deliciosa, considerando tal servicio una acción de compasión. Aunque probablemente esperaba trabajar allí por el resto de su vida, no fue así. Fraschina, quien viajó a Roma para ser testigo de la canonización de Mama Antula y dictar una conferencia en la Pontificia Universidad Gregoriana, destaca esto.

La vida de Mama Antula sufrió un cambio abrupto en abril de 1767, tras la expulsión de la Compañía de Jesús del Río de la Plata. Un total de 462 sacerdotes, novicios y coadjutores jesuitas fueron desterrados, incluyendo aquellos que habían regentado la casa donde trabajaba la beata en los ejercicios espirituales. Al encontrarse sin los padres jesuitas, sin el beaterio y sin recursos para subsistir, cualquiera habría caído en la desesperación y el llanto. Sin embargo, a pesar de sus 38 años, edad considerada avanzada en aquel entonces, Mama Antula optó por seguir adelante en una búsqueda constante. Algunos autores sugieren que en ese momento surgió su segunda vocación: mantener viva la espiritualidad jesuítica. Fraschina lo explica detalladamente.

Durante su vida, Mama Antula se desplazó junto a un grupo de mujeres devotas, a pesar de que no se ha logrado identificarlas completamente, según Fraschina y otros investigadores del tema. Esto se debe a que, en los documentos y cartas de la época, solo se las menciona por sus nombres comunes. No obstante, se tiene constancia de que en un inicio eran cuatro o cinco, mientras que años más tarde fueron más de dieciséis.

Hace cuatro años, la actual santa argentina y líder del grupo empezó a moverse. Lo hizo en el momento en que el obispo recibió su puesto, lo cual logró que le concediera una licencia para coordinar los ejercicios en la diócesis. Esta se expandía por todo el noroeste del país y abarcaba provincias como La Rioja, Salta, Catamarca, Tucumán y Córdoba. A partir de allí, el pequeño grupo de mujeres piadosas inició un viaje a pie por las distintas provincias de la diócesis. Se instalaron por meses e incluso años en las diferentes poblaciones para coordinar con los sacerdotes locales los ejercicios espirituales.

Fraschina se maravilla ante la valentía y determinación de la mujer. ¿Cómo se le ocurrió caminar por el camino real del Virreinato, conocido por su peligrosidad, cuando incluso los hombres lo evitaban? A pesar de todo, ella lo hizo y logró reabrir las casas de ejercicios, convocando a la gente a su alrededor. Lo que más impresiona a Fraschina es su habilidad para atraer a la gente y difundir el evangelio. Después de la expulsión de la Compañía, varios sacerdotes intentaron reanudar los ejercicios espirituales, pero ninguno tuvo éxito ya que la gente no respondía positivamente. Pero cuando María Antonia llegó, todos estaban dispuestos a colaborar, donando dinero, ofreciendo sus casas y ayudando en todo lo posible. Los ejercicios se convirtieron en un éxito y cada vez más personas se unían, sabiendo que encontrarían respuestas.

La santificada argentina llamó rápidamente la atención de la comunidad católica en Europa. El contacto con el continente europeo comenzó gracias al padre Gaspar Juárez, quien era un jesuita nacido en Santiago. Él se encontraba en reclusión, primero en los estados pontificios y luego en Roma, y mantuvo un diálogo por correspondencia con María Antonia durante múltiples décadas.

Después de ser objeto de críticas, Javier Milei ha calificado al papa Francisco como "el argentino más destacado de todos los tiempos".

María Antonia envía cartas en español a Juárez, quien las traduce al italiano para compartirlas con los jesuitas expulsados de Europa que residen en Italia. Los franceses las traducen y las envían a Francia, mientras que los ingleses las traducen y las envían a Inglaterra. Es sorprendente que las cartas sean esperadas por los jesuitas, las monjas y la comunidad católica europea. En medio del caos en Europa, María Antonia escribe sobre su trabajo viajando de ciudad en ciudad para llevar a cabo ejercicios espirituales y mantener la espiritualidad jesuita. Todo el mundo le responde positivamente. Un equipo de investigación de la Universidad de Durham, Inglaterra, del cual la historiadora es parte, está investigando sobre religiosos. Durante este proceso, una de las colegas del equipo encontró una carta que dos ingleses escribían sobre Mama Antula, apodándola "la dama americana".

Aunque era conocida en buena parte del mundo occidental, su llegada a Buenos Aires en 1779 no fue fácil. De acuerdo con lo que ella misma cuenta en una de sus cartas, las beatas fueron atacadas por un grupo de niños al entrar en la ciudad. Algunas personas las calificaron de brujas y locas. Pero el peor obstáculo fue el rechazo que recibieron del propio virrey Vértiz, quien les negó la licencia para organizar ejercicios espirituales en Buenos Aires. "El obispo estuvo observándola durante 9 meses para ver qué hacía, porque no había mujeres que organizaran ejercicios, y todo lo que ella hacía era excepcional", agrega Fraschina.

Después de visitar Montevideo y Colonia, donde cientos de personas participaron en los ejercicios, el nuevo virrey la convocó y le ofreció un terreno en las afueras de la ciudad portuaria. Fue allí donde Mama Antula estableció la Santa Casa de Ejercicios Espirituales muchos años después. La ubicación de este edificio, uno de los más antiguos de la ciudad, se encuentra en la céntrica Manzana de las Luces. Hoy en día, se ha convertido en un museo que muestra algunas de las pertenencias personales de Mama Antula, incluyendo su bastón misionero y su arcón.

La beata de Santiago falleció en 1799, unos años después de que empezara a funcionar esta casa de retiros y quince años antes de que los jesuitas regresaran a América. En su testamento, dejó claro que deseaba un entierro sencillo y modesto con una misa humilde. Quería ser enterrada en el cementerio de Nuestra Señora de la Piedad, que en aquel entonces era una iglesia pequeña y no una basílica. La sepultaron allí como había pedido. Sin embargo, cuatro meses después, los vecinos de Buenos Aires organizaron una misa solemne y el prior a cargo, en su sermón, insinuó claramente que ella se convertiría en santa. La colocó en una categoría de santidad junto a los apóstoles, empezando por Jesús. Fraschina proporciona más detalles sobre esto.

En 2016, se llevó a cabo la beatificación de Mama Antula por parte del Vaticano después de que se reconociera su primer milagro: su intervención en la recuperación de la salud de la hermana Rosa Vanina del Instituto de las Hijas del Divino Salvador. La religiosa se sanó por completo en el año 1900, sin que existiera ninguna causa médica que lo explicara.

Se le atribuye un segundo milagro, la sanación de Claudio Perusini en el hospital de Santa Fe en 2017. El hombre padecía un "derrame cerebral isquémico con infarto hemorrágico en múltiples áreas, un coma profundo, sepsis, shock séptico resistente con disfunción de múltiples órganos". Según El Vaticano, su pronóstico era desalentador debido a las lesiones cerebrales irreparables que tenía. A pesar de esto, después de que varios amigos y familiares de Mama Antula rezaron por él, comenzó a mostrar una notable mejoría en unos pocos días. El Vaticano informó que después de unos meses de fisioterapia, él pudo moverse independientemente y llevar a cabo tareas manuales con normalidad.

El GDA, donde EL UNIVERSAL forma parte, es una red de destacados medios de comunicación que se estableció en 1991, y que tiene como objetivo fomentar los principios democráticos, la libertad de prensa y la expresión libre en América Latina, mediante un periodismo de excelencia destinado para nuestros lectores.

Conéctate con nosotros a través de nuestro canal en WhatsApp ¡Deja que EL UNIVERSAL te mantenga informado! Desde tu móvil estarás al tanto de las noticias más importantes del día, artículos de opinión, entretenimiento, tendencias y mucho más.

Leer más
Noticias similares
Los noticias más populares esta semana