Seguí en vivo la canonización de Mama Antula, la primera santa argentina

16 días atrás
Mama Antula

Es oficial: Mama Antula ha sido canonizada. Es la primera santa argentina desde que el Papa Francisco leyó el rito de canonización en una ceremonia especial llevada a cabo esta mañana del domingo 11 de febrero de 2024, en la Basílica de San Pedro. La ceremonia tuvo lugar a las 9:46 en la Ciudad del Vaticano y cuatro horas antes, a las 5:46 de la madrugada en Argentina, cuando el Papa leyó la fórmula de canonización: "En honor de la Santa e indivisa Trinidad, para la exaltación de la fe católica y el incremento de la vida cristiana, con la autoridad de nuestro Señor Jesucristo, de los santos Apóstoles Pedro y Pablo, y después de haber reflexionado largamente, invocado muchas veces la ayuda divina y escuchado el parecer de numerosos hermanos en el episcopado, declaramos y definimos Santa a la Beata María Antonia de San José de Paz y Figueroa, y la inscribimos en el catálogo de los santos, estableciendo que en toda la Iglesia sea honrada devotamente entre los santos. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, amén”.

Tres expertos en historia revisan la trayectoria de Mama Antula: "Es única, enfrentó innumerables dificultades, pero siempre alcanzaba sus objetivos". ¡Puede resultar de tu interés!

El pasado 18 de diciembre, el Vaticano confirmó que la beata María Antonia de Paz y Figueroa, más conocida como Mama Antula, iba a ser canonizada tras aprobarse un milagro acontecido en 2017. Este domingo de febrero, el Papa Francisco encabezó la ceremonia que convirtió a esta mujer popular en la primera santa argentina reconocida por la Iglesia Católica. La misa con el rito de canonización, que es el nombre formal para esta ceremonia, se llevó a cabo en la Basílica de San Pedro. Este es el primer culto de este tipo que Jorge Bergoglio oficia dentro del Vaticano, ya que durante sus once años de pontificado, solían realizarse en la Plaza de San Pedro.

Acompañando al Sumo Pontífice estuvieron el cardenal italiano Marcello Semeraro y la ítalo-argentina Silvia Corrale, quien postuló a Mama Antula para ser canonizada. Durante la reunión del Dicasterio para las Causas de los Santos, Semeraro leyó la biografía oficial de la beata junto a Corrale. Una vez finalizada la lectura, ambos manifestaron al Papa Francisco que la Iglesia deseaba que inscribiera a la beata María Antonia de San José de Paz y Figueroa en el catálogo de los Santos y que fuera invocada como santa por todos los cristianos. Según Télam, esta será la primera vez que el líder religioso la nombre como "Beatam Mariam Antoniam a Sancto Ioseph de Paz y Figueroa".

Puede interesarte: Mama Antula es canonizada: el descubrimiento "casi milagroso" que permitió un conocimiento profundo de la primera santa argentina.

De acuerdo con informantes del Vaticano, se reportó la presencia de cerca de 300 peregrinos provenientes de Argentina que se congregaron con devoción en la celebración en honor a Mama Antula. Asimismo, otras 2.000 personas fueron afortunadas de obtener boletos para el evento. Entre los presentes se destacaron varios obispos y cardenales argentinos, como por ejemplo, Carlos Tissera, obispo de Quilmes y titular de Cáritas, y Ángel Rossi, arzobispo de Córdoba.

Mientras tanto, el presidente Javier Milei y su equipo estuvieron presentes durante la ceremonia de canonización, ya que tienen programada una reunión con el Papa Francisco el próximo domingo. Igualmente, el gobernador de Santiago del Estero, Gerardo Zamora, y el jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Jorge Macri, han sido autorizados para ingresar al recinto católico.

La declaración de Santa de Mama Antula por el Papa Francisco ha comenzado y puede ser de tu interés.

La biografía oficiada en la canonización de Mama Antula declara que nació en 1730 en la provincia de Tucumán, la cual hoy es parte de Santiago del Estero, Argentina. Se sabe poco acerca de sus primeros años ya que su nombre comenzó a adquirir importancia debido a sus ejercicios espirituales, los cuales llamaron la atención de más de 70 mil personas.

Hallazgos de documentos históricos sobre la vida de la beata indican que se dedicaba a tareas religiosas y enseñaba catecismo en un templo jesuita. Sin embargo, en 1767 la comunidad religiosa fue expulsada de la región, y en ese momento de incertidumbre, un sacerdote le dio una capa a María Antonia para que la usara. En lugar de esconderla, la beata decidió usarla, considerando la expulsión de los jesuitas como una oportunidad para salir y evangelizar aún más. De acuerdo con la autora del libro "Mamá Antula. Mujer y ruin", Alicia Guevel, la tradición popular ha transmitido esta historia de manera oral.

La religiosa se dedicó a transmitir el mensaje divino en múltiples localidades de las provincias de Santiago del Estero, Jujuy, Salta, Tucumán, La Rioja, Catamarca y Buenos Aires, cumpliendo así su misión. Se estima que caminó una distancia superior a los 5.000 kilómetros sin calzado alguno.

Uno de los logros que se le reconocieron en vida fue la edificación de la Santa Casa de Ejercicios Espirituales en el barrio de Constitución, ubicada en la Avenida Independencia 1.190. En 1779, la mujer llegó a la zona y, tras obtener la autorización del virrey Vértiz y del Cabildo, ordenó su construcción con los aportes de la comunidad de fieles que pertenecían a su congregación.

El deceso de la beata tuvo lugar el 7 de marzo de 1799 en Buenos Aires, un día después de redactar su testamento. No obstante, esto meramente significó su partida del plano terrenal, ya que en 1904 obró un milagro sanador para la hermana Rosa Vanina, miembro de la congregación de las Hijas del Divino Salvador.

En un registro antiguo de 1905, se menciona que Vanina fue diagnosticada con colecistitis aguda, una condición que presentó síntomas de shock séptico, algo que en esa época era muy peligroso. Para una mujer en el siglo XVIII, esto habría sido una situación muy inusual, sin embargo, ella seguía firme en su propósito, lo cual fue apreciado por Corrale, quien hace referencia a la causa de canonización iniciada en 1900.

No obstante, la religiosa Mama Antula obtuvo uno de sus primeros reconocimientos en el año 2016 cuando el Vaticano autorizó su beatificación. Esto ocurrió después de que se confirmara que la sanación milagrosa de Rosa Vanina fue gracias a la intervención de Mama Antula. Por lo tanto, la ceremonia se llevó a cabo el 27 de agosto en Santiago del Estero y contó con la presencia de una devota comunidad de creyentes en la localidad de Silípica, donde la futura santa era muy admirada.

Por fin, la beata será elevada al rango de santa católica gracias a un milagro en el que Claudio Perusini fue el protagonista. Este hombre fue estudiante del Papa Francisco en su juventud y forjó una amistad con él al participar en actividades religiosas organizadas por la Compañía de Jesús. Además, Perusini se convirtió en ex sacerdote.

Durante el año 2017, una persona leal experimentó un accidente cerebrovascular (ACV) que lo sumió en un estado vegetativo. Los profesionales médicos determinaron que había una alta probabilidad de muerte o que permanecería en dicho estado por el resto de su vida. Sin embargo, a pesar de las predicciones negativas, un compañero jesuita llevó consigo una imagen de Mama Antula a la clínica y le pidió un milagro: que Claudio recuperara su salud y todas las funciones vitales.

Gracias al acto de la beata, el creyente logró milagrosamente revertir su condición, lo que llevó a una investigación liderada por el monseñor Arancedo a partir del 13 de abril de 2018. El monseñor tomó juramento a las personas encargadas de recopilar datos para la investigación. Finalmente, el proceso concluyó durante una misa de Agradecimiento el 18 de diciembre, y los sobres sellados que contenían documentos que atestiguaban el milagro concedido por Mama Antula fueron enviados a la Junta Médica y a la Comisión para las Causas de los Santos en Roma.

Leer más
Noticias similares
Los noticias más populares esta semana